lunes, 20 de octubre de 2014

Ruta del domingo 19-10-2.014

Crónica del Pulsaciones.

Zaragoza-La Puebla de Albortón.

Primera quedada oficial, después de un largo verano, en la que ha habido varias novedades. Entre ellas una muy agradable; la incorporación (esperemos que duradera) de tres féminas a la grupeta de carretera.

Ni los más viejos del lugar se lo podían creer, jajajaja.

Otra de ellas, el reencuentro con varios compañeros con los que no compartíamos pedales desde hace mucho tiempo. También deseamos que no sea una visita efímera y nos acompañen habitualmente todos los domingos.

Acudimos al lugar de salida fijado, en este caso el pabellón Principe Felipe, para iniciar desde allí la ruta programada dirección Valmadrid para subir el alto con posterior parada en La Puebla.

La ruta transcurre de manera muy "amistosa" hasta el inicio de las primera rampas del alto de Valmadrid, donde hubo los primeros "arreones" para no perder las buenas costumbres.

Una vez arriba, reagrupamiento para bajar hasta el pueblo.

La vuelta se hace sin ninguna novedad reseñable, salvo el buen sabor de boca que deja la mañana ayudado en gran medida por el fantástico clima que estamos disfrutando en estas fechas y la nueva compañía.

Sin más, llegada a Zaragoza y parada para rehidratarnos de manera conveniente mientras cambiamos impresiones con las nuevas incorporaciones.




 




 

 
video



martes, 11 de marzo de 2014

Excursión a Beratón 09-03-2.014


Este domingo, la sección de carretera del Club, tenía prevista una ruta fuera de los itinerarios habituales.

Desplazamiento en coche hasta Morata de Jalón para, desde allí, realizar una clásica rompepiernas que solemos hacer en los últimos años. Esta vez, con el añadido de subir el puerto de Beratón.
 
 
 
 

Éxito de convocatoria con la participación de 12 miembros y 3 amigos de Eduardo que compartirían la jornada con nosotros.
 

Mañana muy soleada y fresca al principio, en la que pronto empieza a sobrar la ropa porque desde el inicio la carretera pica hacia arriba.

La ruta transcurrió bien aunque un poco accidentada debido a varios pinchazos y un pequeño susto por caída sin consecuencias, que hizo que se alargara más de la cuenta el regreso al punto de partida.
 

Destacar la subida a Beratón. Dejó al grupo un buen sabor de boca, debido a que la meteorología acompañó por completo. Buena temperatura y sin apenas aire.

 
 
Al final, los constantes subes y bajas, pasaron factura en las piernas por el desnivel acumulado.
 
 

Gran entreno de cara a futuras citas.
 
 

sábado, 25 de enero de 2014

Sobre las Cicloturistas 25-01-2.014

Según noticia publicada en la página de la Federación Aragonesa de Ciclismo, parece ser que la problemática surgida la temporada pasada sobre la regulación de la velocidad por parte de la Guardia Civil en las cicloturistas, se ha solucionado.

A partir de ahora pasan a llamarse Ciclodeportivas.

Ver noticia.

http://aragonciclismo.com.217-172-189-26.biciactivate.com/sites/default/files/Pruebas%20Ciclodeportivas%20una%20realidad.pdf

(posicionar el cursor del ratón encima del enlace y con botón derecho pulsar Abrir en una nueva ventana)

jueves, 7 de noviembre de 2013

Crónica salida BTT 03-11-2.013


Contado en César Augusta por el Comandante Serch.
Mañana ajetreada y accidentada donde las haya, en donde por diversas razones, estuvimos más rato paraos que el sastre de Tarzán y no acabamos de coger ritmo, pero las cosas vienen como vienen y así las contamos.
Amanezco el último de la fila en el tren Chu-chu a las 8,35 hora zulú ya casi se marchaba la expedición, por lo que después de un rápido buenos días, empezamos ruta.

Veo 3 nuevos rostros que no conozco, clientes de la tienda de Joaquín, triatletas, con alguna Iron-man ya hecha en sus piernas, por lo que digo bueno estos no andarán mal del todo, ya sabéis como es la guasa Almogávar.
 Rantamplán que hacía días que no veía y que empieza a poner el grupo en fila de a uno, ya que en llano parece el AVE  Zaragoza-Madrid a todo gas. Rafa que enseguida se pone a charlar con un triatleta (le interesa el tema últimamente). Mi hermano Maccanan pequeño que sufrirá en los primeros compases de la jornada más que una parturienta dando a luz, al igual que Tork que también asoma entre el pelotón de ese día. El Super como siempre sobrao y de blanco, que salió el día anterior  y no quiere mucha guerra ese día. Raúl venido desde Santa Isabel para acompañar al Super y que no se perdiera (aunque al final acabaría perdiéndose él jaja). Alex nuestro querido profesor de spinning del California y por fin los 2 comandantes el Napolitano venido desde Brasil hace poco y el que suscribe.

Marchamos hacia María de Huerva por el camino habitual, no sin antes debatir con los iron-maños que eran más partidarios de ir por el monte y no tanta carretera insípida que hacemos nosotros. No les falta razón pero como nuestra ruta es nuestra y somos Almogávares, vamos por nuestro camino, faltaría más jj.
Pasado María, empezamos a subir las primeras rampas, en donde Maccanan pequeño va subiendo poco a poco, acompañado al principio por TorK y yo que no le pierdo de vista porque la sangre tira mucho. El Napolitano me acompaña y vamos a poca distancia y los demás van por delante.

En la bifurcación de la Vallovera para decidir hacer la larga o la corta, decido ir por la derecha para hacer la larga que nos lleva a los molinos del final de la Plana y el camino está bastante mal. Han echado mucha piedra este verano y hay que ir en fila de a uno, yo sigo por detrás con my brother, con Tork y el Napo. Los demás se adelantan un poco y al llegar a otra bifurcación, todos tiran hacia la derecha y nosotros nos damos cuenta que ese no es el camino. Hay un agujero enorme que tapaba la vía buena y no se habían dado cuenta (claro no la habían hecho nunca y el Super no se fijo??? Qué raro!....) No podemos avisarles y decidimos  seguir por el camino bueno los 4 últimos de Filipinas, cuando nos damos cuenta que Alex nos ha seguido visto que no lo tenía claro ¡chico listo!.
Llegamos al final y la tropa que no viene, llamamos pero no hay cobertura, en fin que tardamos unos 20 minutos en localizarlos y que vinieran, primera anécdota del día. Rafa había subido todo un cuestón y una vez arriba como no estábamos, bajo a buscarnos y como no nos vio volvió a subir jajaja. Todo un amigo este Rafita!!! que es el que más entrenó ese día.

Bueno después de contarnos lo sucedido, cruzamos la Plana en busca de la bajada del Montañés, ¡¡estaba casi lisa!! No había escalones ni muchas piedras, se puede intentar subirlo, pero claro yo sigo atrás con mi sangre y al final de la bajada del primer tramo del Montañés, veo que el Napolitano está tirado en la cuneta, ha roto una de las ruedas del cambio trasero y se le ha doblado la patilla, en fin!!! Un desastre, con él estamos los 5 de antes más el Super que esta vez se ha quedado con nosotros, los demás han seguido camino. Tenemos que dejar el cambio fijo, arreglamos cadena y podemos seguir con mucho cuidado de no romper la cadena o tardaremos 3 horas en volver a casa.
Justo cuando partíamos aparece Rafa, que después de hacerse todo el barranco de bajada, se ha venido por la pista a buscarnos porque le había llamado el Super. Doble recorrido de nuevo y otros 15 minutos de parón (que por cierto mi hermano agradece bastante).

No acaban las parodias, porque cuando seguimos ruta, Rantamplán, Tork y Raúl deciden bajar por el barranco de la derecha que hacemos siempre, pero el resto del grupo como el Napolitano no puede decidimos ir por la pista normal y juntarnos al final.
Llegamos al final del barranco, allí nos esperaban los triatletas que llevaban ni lo sé parados jaja. Pobres, que habrán pensado de nosotros. Y los 3 del barranco que no aparecen.

Esperamos un rato y como ya no lo vemos normal y no podemos contactar por teléfono, nos vamos dejándolos a la suerte de los buitres u otras alimañas del barranco.
Bajamos hacia Zaragoza, no sin parar antes unas 3 o 4 veces porque se le atrancaba la cadena al pobre Napolitano que bajaba al ritmo del chico pequeño del Boss con la bici, pero al final sobre las 12,45 llegamos a Zaragoza para tomar una cerveza (algunos) en el bar de los abuelos, que por cierto nos invitó un iron-maño y se lo agradecemos desde aquí.

Los iron-maños prometieron que volverían a salir a pesar de las desgracias del día. Con Raúl y Rantamplán contactamos y al final habían llegado antes que nosotros a Zaragoza y de Tork no sabemos nada. Esperemos llegara sano y salvo o en su defecto, R.I.P.

 

sábado, 2 de noviembre de 2013

Larra Larrau 07-09-2.013

Crónica de El Pulsaciones.



Breve representación del Club. Esta vez mis compañeros de fatigas cicloturistas me han dejado solo. Tras un largo verano, en el que  la pereza se ha apoderado de todos, ninguno de ellos se ha animado a venir a Isaba para participar en una Cicloturista que por derecho se ha convertido en una cita fija, mientras el cuerpo aguante y las circunstancias lo permitan.

He decidido hacer la corta. Así no haré esperar mucho a mi mujer que se ha animado a acompañarme este fin de semana.
Tras recoger los dorsales la tarde del viernes en el frontón Erminea, y dar una vuelta por el pueblo, nos vamos a cenar pronto. Las previsiones meteorológicas se cumplen y empieza a llover de una manera preocupante. Para mañana, anuncian más de lo mismo, así que me lo tomo con calma. Si llueve, está claro que no salgo.

Recogiendo el dorsal
Al igual que el año pasado, hablo con mi primo Pedro del Club Ciclista Enbizzi, que ha venido con Cristian (con el que mañana haré la etapa) y con Guillermo. Ellos quieren hacer la larga y probarse a ver si hacen un buen crono.
La mañana amanece muy gris pero con el suelo seco, parece que vamos a tener suerte y nos va a respetar el día. Tras desayunar tranquilamente (esta prueba empieza a las 9:45 h) y preparar todo para ir a ver salir a los de la prueba larga que empiezan a las 9,30 h, comienza a diluviar. ¡Vaya tela! Así no salgo. No tengo ganas de estar toda la mañana empapado. 
Hablo con mi primo para ver que hacen y me dicen que ellos tampoco salen así. Sigo mirando por la ventana del hotel y cuando veo que son las 9,30 h y que salen los primeros, mi mujer me dice que ¡venga!, que me arriesgue que parece que no llueve tanto. Jajajajaja ¡Vaya presión!
Corro al coche a coger la bici, y me planto en la línea de salida con solo 5 minutos de antelación. Deja de llover y parece que el cielo despeja algo. Aparece mi primo junto con Cristian y Guillermo. Han decidido hacer la corta también para no perder la mañana.
A Pedro y Guillermo solo los veré en los primeros kilómetros. Con Cristian compartiré toda la mañana.

Todo listo

Preparado para salir

Visita casi ya inesperada

Comentando lo sucedido con el agua

Revisando el material
Dan la salida y nada más empezar, el pulso sube rápido, no por el ritmo impuesto sino porque en los primeros metros las rampas del pueblo se sitúan en el 5%
No hay terreno previo para calentar. Hasta que no lo atraviesas no suaviza el porcentaje.
Salimos en pelotón bastante junto y nos dirigimos hacia el primer “obstáculo” a una buena velocidad. Pasados unos kilómetros, la cosa se estira y se producen los primeros cortes. Aquí me despido de Pedro y Guillermo y me quedo con Cristian.

Pedro y Guillermo marcando el ritmo
Comenzamos la ascensión a la Piedra de San Martin a un muy buen ritmo y la verdad es que en esta primera parte del puerto se “disfruta”. En cuanto coges un poco de altura, hay unas vistas del valle espectaculares.
Lástima que hoy no pueda estar Ane Gabiria para inmortalizar este momento con sus preciosas fotos. Te hemos echado en falta amiga.
Vamos marcando el ritmo de subida de un grupo numeroso, y por el momento todo va bien. La temperatura es muy buena y el cielo parece que se ha despejado. Nada más lejos de la realidad. Faltando unos kilómetros para llegar al primer avituallamiento situado en el collado de Ernaz, empieza a llover con fuerza. Tenemos que parar rápidamente para ponernos el chubasquero.  Después nos enteramos que a los primeros les ha granizado y se han tenido que refugiar debajo del puente de la carretera que forma el famoso Ocho.

Cantando bajo la lluvia

Al mal tiempo, buena cara
Llegamos al avituallamiento y paramos para pensar que hacer. Sigue lloviendo y si empezamos a descender hacia Francia no hay retorno posible. Tendríamos que acabar la etapa y no sabemos qué condiciones nos vamos a encontrar. Tras reponer fuerzas y ver que la gente sigue, decidimos hacer lo mismo. Antes, preguntamos a los voluntarios si tienen un poco de aceite para echar en la cadena. Ha empezado a hacer mucho ruido por el agua, y tememos que se nos rompa. Un voluntario nos saca un bidón de aceite de coche y eso que nos echamos. A ver si también nos ayuda a ir más rápido, jajajajaja.
El descenso es peligrosísimo. Todo lleno de agua y sin parar de llover. La niebla también hizo acto de presencia, empeorando aún más la visibilidad. Literalmente destroce las zapatas de los frenos. El agua que salpicaba las ruedas, se metía por los pies y se me quedaron congelados. Vaya tiritona toda la bajada.

Inicio del descenso

Zapatas para tirar
Lástima de descenso, habían asfaltado toda la carretera que va hasta Santa Engrace y ya no se producían esos “botes” del terreno tan irregular que había el año pasado. De haber hecho buen tiempo, bajada a tumba abierta para los que nos gustan los descensos.
Reponemos fuerzas en Santa Engrace y seguimos ruta a buen ritmo. Llegamos a Larrau pueblo y esta vez no paramos en el avituallamiento. Aprovechamos la inercia de la poca velocidad que se coge en el descansillo donde está situado, y empezamos a subir este terrible puerto.
Lo haremos de un tirón hasta el collado de Erroymendi, donde pararemos antes de acabar los últimos 5 kilómetros.
Hasta llegar allí, el tiempo nos ha respetado y aunque no se ven más de 10 metros hacia delante, debido a la niebla cerrada, por lo menos no nos llueve en toda la ascensión. Al contrario que el año pasado donde se veíaa unas vistas preciosas, hoy no podemos recrearnos con el paisaje y a lo mejor eso nos ha ayudado porque no podíamos ver las rampas que se iban sucediendo por delante. Eso sí, el pulsómetro marcaba unos porcentajes que no bajaban del 11 %. ¡Qué dolor de riñones! No tenía fuerzas ni para ponerme de pie encima de la bici.


Niebla en Larrau

Cristian
Llegamos a Erroymendi. Comemos y bebemos con mucha tranquilidad para recuperarnos del esfuerzo previo. La rampa que da acceso al collado es mortal. Porcentajes del 15 y 17% aunque la gente que te anima allí, te ayuda a salvarlo sin dificultad. A pesar del día tan malo que hace, está lleno de afición.

Llegando al Collado

Madre mia como se agarra.......
Tras 10 minutos parados, seguimos ruta para acabar la ascensión del Larrau. Las piernas se han quedado frías y ya no responden igual.
La bajada por la parte española, también es muy peligrosa. No se ve nada. El año pasado llegamos a alcanzar los 75 km hora y este año creo que no he pasado de 40. Hasta mitad del descenso no desaparece la niebla.
Solo nos queda el último "repecho" del día, el puerto de Laza antes de llanear unos kilómetros para llegar a meta.
A mitad de la subida, nos pasa como un misil un ciclista. Nos miramos y pensamos que tiene que ser el primero de la marcha larga. Efectivamente, así era.
Una vez salvado el último escollo, recogemos por el camino a dos ciclistas más y entre los cuatro, dando relevos con buen entendimiento, nos plantamos en la línea de llegada en tiempo de Oro. Fantástico.
Gracias Cristian por la compañía de hoy. Se está convirtiendo en una costumbre coincidir aquí. Hoy ha sido lo más parecido a una clásica del norte. Agua, frío y niebla. Solo han faltado los adoquines.
Después de cambiar impresiones sobre la jornada de hoy, nos vamos a duchar a las piscinas de Isaba y luego a comer al frontón.
Partimos hacia casa haciendo una parada en Burgui para comprar queso del Roncal y chistorra. Nos lo hemos ganado.
Y sin más terminamos la temporada de cicloturistas.